top of page
Buscar
  • JSR

¿Una Harley-Davidson FXDR con 286 CV? Sí, y con 339 Nm de par

El “truco” está en un sobrealimentador

En el imaginario general, las Harley-Davidson son máquinas para disfrutar del camino con estilo propio. Sin embargo, una vez te subes a ellas el motor sorprende y mucho. Ahora imagina qué puede pasar si está sobrealimentado…

Los supercardadores, sobrealimentadores y turbos son elementos que se usan desde hace más de un siglo, casi 120 años para ser exactos. En todo este tiempo se han ido perfeccionando y logrando que los motores sean capaces de rendir más con el mismo cubicaje, un “truco” que se puede llevar a cabo incluso en algunos motores atmosféricos para convertirlos en auténticas bestias. Ese es el caso de esta Harley-Davidson FXDR, una moto que ya tiene un toque deportivo. No es la típica custom seria. Es una moto que ya de por sí con su diseño invita a pasarlo bien entre curvas a pesar de no ser la más deportiva de la gama y, desde luego, estar muy lejos de la moto que uno pensaría como ideal para ir a una carretera de montaña. Pero las Harley y, especialmente, la respuesta de sus motores hacen que te lo puedas pasar como un niño pequeño.

Volviendo a esta preparación en sí pero siguiendo con el motor, han conseguido sacarle todo el jugo para alcanzar la impactante cifra de 286 CV y un par motor de 339 Nm. Eso traducido a términos que cualquiera pueda entender ¡es una locura! Como bien sabes, ni las motos más deportivas del mercado alcanzan esa potencia, que solamente podemos ver en las MotoGP y que, según parece, incluso lo superan cuando la electrónica lo permite. Pero ese par motor es más digno de un tractor. Para que te hagas una idea, el par motor de muchas Harley alcanza los 160 Nm y ya es una cantidad enorme que te saca una sonrisa. En perspectiva con alguna deportiva de primer nivel, una Kawasaki ZX-10RR ofrece 111,8 Nm.

Esto lo han conseguido en TTS, los mismos que han creado la Hayabusa más espectacular del mundo, al montar un sobrealimentador Rotrex C0-94, además de añadir una correa, intercooler, enfriadores de aceite tanto para el motor como para el sobrealimentador… Y todas estas modificaciones han obligado a trabajar un poco más. Por eso han cambiado el cuerpo del acelerador, el colector del escape, las rampas del embrague y otras muchas piezas internas para que, literalmente, el motor no explote con su nuevo rendimiento.

Por ponerle una pega, además del precio que ha tenido que costar toda la preparación tanto en piezas como en mano de obra y que en esta ocasión no es público, el sonido con el sobrealimentador pierde el encanto que tienen las Harley. El sonido típico de Milwaukee pasa un poco desapercibido con el silbido, pero lo cierto es que ese nuevo sonido transmite potencia, tanta que estaría genial verla en una carrera de aceleración frente a una MotoGP. Quizás el resultado fuera sorprendente…


58 visualizaciones0 comentarios
bottom of page