Buscar
  • JSR

Las 7 Harley-Davidson más exclusivas y raras de la historia

¿Cuáles han sido los modelos más característicos y peculiares de Harley-Davidson en toda su historia?

En el mercado de las 2 ruedas, si hay una marca especialmente destacable, esa es Harley-Davidson. La firma con sede en Milwaukee siempre se ha mantenido fiel a sus características principales. No se trata de las motocicletas más rápidas y, posiblemente, las que incluyen la tecnología más eficiente, pero son un referente en el sector por su modo de entender este tipo de transporte. Son ya unas cuantas décadas las que están en el sector y, pese al desarrollo del mercado eléctrico, siguen teniendo un papel esencial.

Harley-Davidson, de hecho, ha sabido adaptarse a las nuevas tendencias del mercado. El mejor ejemplo de ello es la presencia de la LiveWire en su catálogo. Es cierto que este producto rompe, directamente, con una de las características más destacadas de una motocicleta con este logotipo, pero es la mejor demostración para entender cómo esta compañía seguirá subsistiendo en el futuro pese a la transición ecológica que estamos viviendo. Ahora bien, ¿qué decir respecto al pasado? ¿Hay modelos más exclusivos que otros?

Teniendo en cuenta la longevidad de la compañía, es lógico encontrarse con modelos que, en el pasado, apenas tuvieron tiradas de unas pocas unidades. En el día de hoy queremos mostrarte, por tanto, cuáles son algunos de los modelos más exclusivos que ha producido la compañía a lo largo de toda su historia. He aquí un listado con los vehículos de 2 ruedas que, a día de hoy, cotizan a altos precios debido a la trayectoria que ha tenido la compañía durante todos estos años.

Las Harley-Davidson más apasionantes de toda la historia

En la lista que puedes observar a continuación se encuentran modelos orientados a conflictos bélicos, alguno que otro pensado para un tipo de movilidad muy distinto al que nos tiene acostumbrado la compañía y, por supuesto, modelos más convencionales que, por un motivo u otro, no consiguieron tener el éxito que se esperaba de ellos. He aquí algunas de las alternativas que consiguieron ser diferenciales y que apenas tuvieron una tirada de producción de apenas unas unidades.

Harley-Davidson WLA Liberator

La contribución particular de Harley-Davidson en la Segunda Guerra Mundial fue la producción del modelo WLA Liberator. Se trataba de una máquina que tenía unas buenas aptitudes todoterreno y cuya cadena de producción se paró tras la fabricación de 100.000 unidades. Fue un elemento clave para poder ganar la guerra y, las unidades que quedaron indemnes, están alcanzado precios increíblemente altos en el mercado de ocasión y subastas de todo tipo.

Aquellas con este color característico tienen unos precios de cotización muy altos. El motivo no es otro que las modificaciones llevadas a cabo tras el fin de la contienda. Muchas de ellas fueron adquiridas por población civil, lo que provocó que sus nuevos propietarios realizasen por aquel entonces múltiples modificaciones para poderlas utilizar a diario. Esta es una de las principales causas de que, a día de hoy, tengan un valor muy alto.

Harley-Davidson Pan América 1250

Este modelo en particular destaca por ser un referente en términos de innovación. Apuesta por un estilo muy alejado de lo que la firma con sede en Milwaukee nos tiene acostumbrados. Llama particularmente su sistema de suspensiones, el cual ha sido especialmente adaptado para poder llevar a cabo una conducción fuera del asfalto. ¿Una Harley-Davidson que no está orientada a la carretera? Ciertamente, nos encontramos ante un modelo distinto a lo convencional.

Aún es pronto para conocer el potencial éxito de este modelo en particular, pero sí es cierto que su producción es una prueba más de lo mucho que está cambiando la firma mediante este tipo de movimientos. La Pan América 1250 está pensada para un nuevo tipo de público de la marca, el cual suele ser más joven y con unas aspiraciones de uso de su Harley-Davidson mayores.

Buell, motocicletas bajo el sello de Harley-Davidson

Las altas velocidades nunca han sido una de las claves para entender la filosofía de Harley-Davidson. Por ello, pese a la existencia de altas cilindradas en el seno de la marca, no verás a usuarios de la marca circulando a altísimas velocidades por carretera. Esto está reservado a otro tipo de motocicletas, tales como las Kawasaki Ninja, Honda CBR y similares. Ahora bien, ¿y si te dijese que las motos Buell, en parte, eran motocicletas bajo la dirección de esta compañía?

Desde 1993, Harley-Davidson controlaba la compañía de motocicletas, la cual era una experta en la producción de un modelo de motocicleta muy distinto al que nos tiene acostumbrado en términos generales. Esta es, sin duda alguna, la demostración de cómo la compañía es capaz de producir opciones alternativas muy interesantes a nivel dinámico.

Harley-Davidson 11F

Harley-Davidson fue fundada en el año 1903. En la actualidad el grueso del mercado respeta la tradición que sigue incorporando en sus productos, pero lo cierto es que este éxito ha sido cosechado gracias, en parte, a sus primeros años en el sector. El modelo 11F fue, sin duda alguna, uno de los modelos que cambió la historia de la marca. Llegó al mercado en el año 1915 y, desde el primer momento, fue un éxito por sus cualidades dinámicas. Sí, todavía su chasis era el que podría estar presente en una bicicleta, pero tenía un gran desarrollo dinámico.

El modelo 11F permitió a la compañía crecer e introducir importantes novedades que introduciría después en la famosa década de los felices años 20. Este modelo, de acuerdo con la información proporcionada por Slash Gear, introdujo un nuevo motor V-Twin, el cual le permitía obtener un rendimiento muy alto teniendo en cuenta su bajo peso. Era capaz de rendir un máximo de 11 CV de potencia.

Harley-Davidson LiveWire

Lo eléctrico está de moda y Harley-Davidson es consciente de ello. Por ello, desde el año 2019 viene produciéndose la LiveWire. Se trata de un modelo basado en baterías que tiene como principal objetivo ser un referente en movilidad sostenible. Es una alternativa que ha sido producido para reducir la edad media de los usuarios de la marca. No obstante, el público joven debe tener un alto poder adquisitivo, ya que nos encontramos ante una variante que tiene un precio de salida situado por encima de los 20.000 euros.

Es importante tener en cuenta que su autonomía está limitada a 235 kilómetros teóricos, por lo que habrá que considerar su opción de compra si no se van a realizar largos desplazamientos en una sola vez. Por lo demás, tanto la estética como el modo de conducción nos recuerdan, sin duda alguna, a lo que podríamos encontrar en cualquier otro modelo de la firma americana.

Harley-Davidson XR750

En la actualidad, podría decirse que la participación de la firma de Milwaukee en el campo de la competición es nula, pero esto no siempre ha sido así. La compañía, en el pasado, sí llegó a preparar modelos específicamente diseñados para su entrada en diversas pruebas alejadas del asfalto. El mejor modelo que representaba este espíritu era la XR750. Tal fue el rendimiento de esta alternativa que llegó a ganar 29 de los 37 Grandes Campeonatos Nacionales de la AMA.

Se mantuvo en producción hasta el año 2015, momento en el que fue sustituida por la XG750R, cuya principal diferenciación residía en estar refrigerada por agua, algo convencional en los modelos actuales de la compañía.

Harley-Davidson V-Rod

La V-Rod fue un auténtico experimento para la marca americana. Rompiendo con el tradicionalismo que siempre había caracterizado a la firma, se decidió apostar por un diseño un tanto retro, el cual estaba mucho más orientado a un público más moderno. Es cierto que rompía, en parte, con algunas de las características más trascendentales de la misma, pero esto no supuso un impedimento en términos de ventas. De hecho, se coló como una de las variantes que más éxito tuvo durante el tiempo que estuvo en la cadena de montaje.

Para muchos acérrimos de la marca, se trataba de un modelo que suponía una herejía debido a la ausencia de traqueteos y la disposición de un sonido muy suave teniendo en cuenta que se trataba de una Harley. Por si fuera poco, el motor era obra de Porsche, por lo que perdía la esencia de haber sido creado en la sede de Milwaukee. Pese a ello, el tiempo le dio la razón a la cúpula de la compañía, ya que tuvo un éxito respetable sabiendo estos condicionantes.

Fuente: www.mundodeportivo.com

26 visualizaciones0 comentarios