Buscar
  • JSR

El Lincoln más increíble del mundo lleva un Harley Davidson dentro

Este modelo ha sido creado por dos artistas de Decor Rides que han incluido, además, piezas de Chevrolet para conseguir un vehículo de película y puro lujo.

Frank Nicholas y Terry Cook, artistas de la compañía especializada en vehículos clásicos, Decor Rides, son los artífices de este 2x1 que hará las delicias de los amantes del motor. El Lincoln Zephyr Seda Delivery Deco Liner de 1939 en color morado es un clásico digno de un villano de película, que, además, desea llevar su Harley Davidson a cuestas para huir más rápido, si fuera necesario.

En la actualidad, está joya automovilística está en el Louwman de la Haya -Países Bajos-, uno de los mejores museos de Europa centrado en el mundo del automóvil. El prestigioso centro compró este modelo de lujo retro-gótico en una subasta de Bonham por 107.000 euros, una cantidad nada elevada si se para uno a ver esta obra de arte. Antes de estar aquí, el vehículo fue exhibido por todo Estados Unidos causando una gran sensación en el Sturgis Rally en Dakota del Sur, el Autorama de Detroit y el Goodgys Rod & Columbus de Ohio, entre otros lugares.

El proyecto Deco Liner nació, tras tres años de trabajo, con dos objetivos: crear una moto integrada dentro de un coche y conseguir un estilo inspirado en los vagones de París de mediados de los años 30. Poca gente hasta ahora se había atrevido con un proyecto tan ambicioso que combinase ambos vehículos. La Harley Davidson, que corresponde al modelo Sportster Decor Scoot de 1991, se acomoda en la parte trasera mediante una rampa de aluminio de accionamiento automático que queda totalmente oculta una vez se saca la moto.

En el interior, la motocicleta va sujeta mediante correas y el prominente guardabarros queda entre los dos asientes a modo de apoyabrazos. En lo que a características técnicas se refiere, el Lincoln cuenta con un motor de V8 de 350 pulgadas cúbicas Goodwrench de General Motors y más de 300 CV, por lo que el peso extra de su maletero no será un problema para ganar velocidad. Cuenta, además, con tracción delantera, elevalunas eléctricos y frenos y dirección asistida.

Las carrocerías de ambos vehículos están hechas de forma artesanal con aluminio con un tono púrpura, de lo más brillante, y embellecedores plateados. En el caso del Decor Liner se utilizaron varios coches, por ejemplo, el chasis delantero es del Chevrolet Blazer de 1995, mientras que el trasero está fabricado desde cero para poder personalizarlo.

La estética interior está marcada por los colores negro y plata que combinan a la perfección con el cuadro de manos de un Chrysler 300 de principio de los 60. Los que deseen ver esta joya deberán ir planeando un viaje a Países Bajos.

32 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo